miércoles, 30 de marzo de 2016

Luz perfecta.



De una charla con el sabio viejo …

Cada día es una lucha por conservar la cordura
feroces batallas se dan lugar en mi interior,
en medio de estas también he llegado a salvo,
si , logro guarecerme.

La última vez fui un ave en la tormenta,
me encontré con que el regreso a mi árbol
ya no era el mismo, corrientes serpenteantes
se arrastraban por el suelo,
las furiosas ramas de los pinos se agitaban con violencia
cual si tratasen de atraparme.

A lo lejos, en medio del resplandor de un trueno, lo vi,
era mi cálido resguardo, entonces aun cansado,
en un gran y final esfuerzo,
clavé mis punzantes uñas a la espalda del gentil tronco,
para después adentrarme a salvo en la seguridad de mi nido.

No tuve más frió, pronto el gigante sol aparecía,
-fue una dura noche señor cuervo- dijo,
luego la generosidad de su sonrisa descendió
cubriéndose el bosque y sus criaturas de oro…  


Jairo Trujillo.






Senderos .



Quiero deshojar tu bella piel, dejar expuestas
esas tus suaves y turgentes carnes,
recorrer las vastas extensiones de tu cuerpo
sobre pegasos blancos, a veces presurosos , a veces en calma.

Deseo reposar en tu cuello mis besos en llama infatigable,
viendo el resplandor divino de tu sonrisa de nieve,
quiero volar al paraíso mirándote a los ojos,
sentir que vivo y muero sobre ti,
eres el agua cantarina que desciende sin miedo
a la profundísima sima
donde habitan los condenados.

Debo hacerlo, sí, he de encontrar la infalible manera
en la cual el universo conspire a mi favor,
he de llegar a tu corazón, atándote a mi alma
con los más dulces acordes de una melodía jamás compuesta
y que nunca querrás dejar de escuchar.

Ya en tus ojos de estrella he visto,
como en las noches de luna sin sueño
dibujas mi nombre en la ventana
lanzando al aire las palabras de tu sombría desolación,
ven ¡oh pues! a mí, para caer
a los senderos prohibidos del pecado, sin perecer,
allá donde teñidas por nuestra sangre
florecen las más hermosas rosas rojas…


Jairo Trujillo.


martes, 19 de enero de 2016

Donde vuelan los dragones. (Basado en hechos reales…)


 Era una extraña tarde, de esas en lo que todo parece detenerse de repente, los vidrios de los edificios como grandes espejos reflejaban el cielo en el preciso instante en que el sol no quema. Allí estaba el, tomando café asomado en la ventana, el vapor cargado de aromas ascendía delicadamente por su nariz ocasionando sensaciones placenteras en su cerebro, sus blancas manos comenzaron a tener calor, en silencio movía los labios, siguiendo una canción de la radio, había cosas con las que no sentía conforme o al menos, con suerte, en este caso con sus pésimas experiencias románticas, era como si todas estas hablasen de lo mismo : “amor” mas, ¿Qué era aquello?, ¡¿Por qué la gente se enamora en contra de su voluntad cayendo en un intrincado laberinto de donde no sabe si saldrá con vida?! , se sintió atrapado en una gran tela de araña, tan vulnerable e ingenuo.
Bueno, al parecer ya no sentía más que ganas de echarse a reír, considerando que ya no tenía lágrimas o algo por el estilo, por tanto no valía la pena perder tiempo en esas cosas.

En un momento, volvió a su mente el claro y misterioso recuerdo de aquella tarde nublada y fría cuando se dirigía de nuevo a su casa luego de un duro día de trabajo, caminaba por el puente peatonal con vista hacia lo único que quedaba de un bosque de pinos añosos y negros, testigos mudos del avance del hombre, sintió la necesidad de quedarse observando , de pronto se percataba de una figura humana, al parecer se trataba de una muchacha , pero -¿Qué hacia esta en un lugar así y en estas horas de la noche?- ,se preguntó de inmediato, toda ella estaba rodeada de soledad, había una penosa atmosfera
de desesperación y angustia, se la veía tan frágil como el cristal, no pudo contenerse ante semejante escena desoladora, conmovido, por instinto quiso acercarse para arrebatarle de tal inclemencia pero, le decía la razón que se estuviera al margen, pues esto no era aparentemente normal , ¿y si era de lo que hablaba la gente y el no creía?, pensó, ¿estaba presenciando la aparición de un fantasma?, ahora no le quedaban dudas, en breve la silueta desaparecía entre los arbustos.

Estos encuentros se sucedieron varias veces durante la semana, comenzó a buscar información al respecto, todo apuntaba a que el extraño ente trataba de comunicarle algo muy importante, el motivo por el cual no se le presentaba a nadie más, era que solamente él podía percibirle y verle, se trataba de una luz en su oscuridad eterna, a la cual acudía con urgencia para al fin descansar. Día tras día la misma escena se repetía hasta que una vez, valiente, decidió preguntarle que era lo que quería, a lo cual sorprendentemente este espectro incorporándose y extendiendo sus descarnados brazos le señalaba insistentemente un lugar de aquel paraje lleno de rocas, algo como una escombrera donde llegaban los restos de demoliciones.
A la mañana siguiente retomaban la vieja noticia de una mujer desaparecida en circunstancias no especificadas durante una celebración decembrina de la cual nunca regresó, las autoridades daban una descripción que concordaba con la visión del muchacho, el asunto tomaba nueva forma, se sospechaba de las personas que estuvieron con ella, sin embargo no tenían suficientes pruebas como para inculparlos de algo por lo que permanecían libres, solo hubo una última cosa por hacer, si , el protagonista de esta historia debería atreverse ahora de hablar así lo tildaran de loco demente, pero después de todo esta parecía ser una importante misión de la cual no podía siquiera ocurrírsele desistir , a la policía le costaba dar crédito a estas declaraciones , aun así habían intentado tantas cosas, ¿Qué pasaría esta vez?, pues bien, fueron conducidos por él al sitio donde se le presentaba, mientras iban llegando, el fantasma de la chica le susurraba unas últimas indicaciones, hasta que dieron justo allí donde no habían buscado, eso dejaba ver la expresión del oficial, llamaron a especialistas forenses, también ayudaron mucho los perros entrenados en rescate, los diferente medios de comunicación transmitían en directo este suceso, los titulares decían: “mujer fantasma revela donde se hallaba su cuerpo” , “hombre que se comunica con muertos encuentra el cadáver de mujer desaparecida” , de entre los escombros la sacaron, según los análisis dentales y genéticos, coincidieron ciento por ciento con los de sus familiares, la causa de la muerte indicaba que había sido violada , fue golpeada quedando inconsciente, luego las temperaturas bajo cero se encargaron del resto.

Los hombres que la acompañaban supuestamente hasta su casa y sobre quienes se tenían serias sospechas, fueron hallados culpables y puestos tras las rejas por muchos años, el chico quien ayudó a cerrar este triste caso, recibió una mención publica y honorifica por su valor, el fantasma que vagaba por aquel bosque descansó en paz y no volvió a aparecerse jamás, en el sitio donde fue hallada, paradójicamente, comenzaron a crecer bellas flores , los pinos volvieron a ser de color verde , las aves volvieron a anidar…


Fin. 



domingo, 10 de enero de 2016

La antorcha roja.

16 de diciembre 2015.


Volver a encontrarle fue más confuso que cuando se fue,
en esos tiempos “idílicos” de promesas
y amor eterno donde todo se cree…
en un último giro del destino
finalmente era justo despedirnos por siempre,
para iniciar nuevos rumbos,
hacia los distantes horizontes
libres de cualquier carga pesada.

Estoy cansado, mis ropas son una armadura que dejo caer,
cierro  mis ojos y veo hermosos paisajes únicamente
concebidos por mi mente.

Allí, los más dulces deseos me envuelven
en una excitación de caleidoscopios,
mis manos recorren exquisitas texturas
de altos y bajos relieves,
mis labios perciben la belleza
en una explosión de delicias…

De pronto, en la sutil aroma del verano,
era conducido por el viento a todos los lugares,
y descubro atónito, que éste también arrastraba
los cadavéricos deseos sofocados
en vanas esperanzas.

A veces quiero gritar,
pero de mi garganta no sale ni un suspiro,
a la vez muero ahogado
en soledades que contemplo
absorto y abrumado.

Hoy decido no ofenderme y dejar
que las olas rompan sobre
las rocas en rededor a mi casa,
casi sin percibirlo,
mi paz sigue inalterable.

El inicuo tropieza todo el tiempo en sus caminos
coqueteando con la muerte,
está rodeado por sombras perversas,
le siguen presurosas,
hay legiones de ellas mirando por sus ojos
cóncavos, sin alma…


Jairo T.

    



jueves, 22 de octubre de 2015

En el tren de las 7:30 pm...

Es emocionante conocer otros mundos  a través
de los ojos de las demás personas, resulta ser todo un viaje,
de días de estrellas y noches soleadas en cenit
en unos encuentro paisajes apacibles como los atardeceres en verano
o bien, puede ser una parvada de cuervos saliendo de una tétrica caverna
con su canto amenazante y agorero,
como sea ahí sigo, mirando atento.

Algunas veces , alcanzaba a sobrevivir a la próxima estación ,
bebiendo las gotas de lluvia condensadas que formaba el rocío...
cada vez subían y bajaban personas con sus maletas llenas de historias,
no se quedaban en ninguna parte , eran pasajeros del mundo,
huyendo de todas partes para no ser alcanzados  por si mismos
y ser conducidos de nuevo a sus miserables prisiones
a encontrar las paredes pintadas de olvidos y recuerdos
desdibujados en los pálidos y grises marcos donde reposaba una foto.

Se siente diferente, las noches y los días transcurren en la misma agitación de siempre,
a veces, ni el tiempo pareciera  suficiente, también puede ser que este va atrapando cada cosa
como la sabia de un árbol cuando desciende lenta por su corteza,
haciendo que lo vivo se vuelva inerte en una última mueca liberadora
es decir, bajarse del tren, a un último destino a pie...
lo mas misterioso , es que nunca nadie se ha devuelto a contar como es
debe ser , se me ocurre, que allí no existe el miedo.

Segunda escena...

Ha pasado mucho desde aquella tarde de octubre, la multitud agitada, sofocante, se movía en todas las direcciones, como la gusanera sobre la herida enferma, a un lado de las escaleras eléctricas estábamos nosotros esperando para entrar a cine,
yo les llamo amigos, por cierto me demoré en otorgarles ese titulo, pues con el paso de los años
todas las expresiones y palabras van adquiriendo nuevos y mas complejos significados para mí , bueno, prosigo, no termino de acostumbrarme a la idea contar con su compañía y comprendo perfectamente que son prestados, que como llegan se van y han aportado un poco a la continua construcción de  mi ser particular, por tal razón he aprendido a disfrutar al máximo de su presencia
y experiencias compartidas, por si ya no estuvieran algún día.

Existen tantos afanes, sin embargo habrán momentos también para "mandar señales de humo"  y no suponer de un modo fascista y desinteresado que todo anda bien (y pasa con muchas otras situaciones) y no son reproches, pues no existen pactos ni compromisos.

Si bien es cierto que los humanos somos  seres sociales, no siempre  se está rodeado de otros, tal vez estamos solos todo el tiempo, y eso no está mal ni mucho menos, ha de ser una cuestión de costumbre o elección , es decir no es la clase de soledad que  generalmente se asocia con los afectos o "el mal de amores" , es simple, con o sin alguien hay que estar bien y equilibrados emocionalmente, pues ciertamente solo hay una vida y nadie ha de vivir por ti, es decir, por ejemplo: no es bueno estar atado a alguien con quien en realidad nos encontramos yendo en sentidos opuestos, pasa mucho, es totalmente nocivo y desgastante, no obstante hay quienes permanecen en un estado tal de sufrimiento donde no hacen mas que flagelarse, pudiendo ellos(as) de igual modo cortar de raíz con tan terrible dolor.

¡No hay modo de regresar !

Hay que estar lo suficiente  atentos a lo verdaderamente importante de la existencia, no pasar inadvertidos, luchar por encontrar la motivación que  en verdad lo haga a uno feliz , para que en el pleno ocaso de nuestros días, cuando todo se halle resumido a un breve instante, solo una sonrisa satisfecha selle el final de nuestra historia ...







lunes, 13 de julio de 2015

El violín del viento.

Hay momentos en los que me gusta estar solo y en silencio,
lo más alejado posible del bullicio,
de las mil caras de este mundo.
imagino que soy un gato caminando por los tejados,
sigiloso , percibiendo el mas mínimo movimiento del aire.

Me gusta echarle un vistazo al cielo, 
estar contigo en el silencio 
infinito y generoso,
mirándote, escucharte decir que me quieres, 
permanecer suspendidos en el aire 
cual araña en su red,
aun sabiendo que estamos en el suelo 
ya empezando a oscurecer.

Voy en sueños por la noche, junto con las
muchas sombras que hay abajo, 
se amontonan en la estrecha callejuela con afán,
ellas aguardan a que la aurora traiga con sigo 
sus incandescentes flechas de fuego 
y las libere de la temible oscuridad
que amenazó una vez con ser eterna.

El reloj de la torre, se ha hecho de rogar,
sus pesadas agujas quietas están ,
señalando el fin de sus días
entre tornillos oxidados que nadie volvió a reparar.

Entre escombros, la playa húmeda guarda las últimas pisadas,
las otras, fueron por el mar borradas entre espumas,
esto sucede todo el tiempo,
por eso las mías tan lejos trato de dejar
como para que no las pueda alcanzar,  
pero eso a él no le importa,
y se las vuelve a llevar
mandando siempre a sus olas.

Ya el último marinero se dirigía hacia el faro mas apartado
donde los vientos  húmedos del norte se prendieron de sus ropajes
dejando tan solo jirones sobre su piel raída,
caminó hasta la gran luz parpadeante,
ascendió por la escalinata de caracol,
se sentó sobre el mismo banco de madera
y durmió, esta vez para siempre, bajo las neblinas
de invierno que lo cubrieron de blanca escarcha hasta los huesos,
si, solo, con él... justo como lo imaginó. 

Cuan dulce es en quietud contemplar,
y sentir las sutiles notas del violín del viento,
que le hablan a mi alma en visiones,
cosas, aún sin manera de ser dichas,
que me transportan en armonía
perfecta con las creaciones del universo,
al verdadero inicio de todo.


  
J.T©